CUENTOS ILUSTRADOS, O ILUSTRACIONES CONTADAS

<--haz "clic" en los laterales vacíos para volver atrás, y sobre las imágenes para ampliarlas-->
-----------------------------------------------------

Veronica y su abuelo


Veronica estaba buscando su som
brero azul cuando de repente sonó su teléfono. Hacia días que no decía ni mú. Nadie le buscaba, nadie le enviaba un mensaje, y eso que sólo cuesta un mensaje unos 15 centimos de euro. Pero justo ahora cuando no encontraba su sombrero azul, alguien le llamaba. Número privado. Desconocido. -Sí?! Ah, eres tú (mi abuelo muerto, gesticulaba a un público invisible). ¿Qué quieres? Es que me pillas en un mal momento... Se quedaron los dos un momento en silencio. Que sí, ahora voy, hasta ahora. Adios. Adios. El sombrero azul estaba desaparecido, se puso la bufanda roja, y salió a la calle de otoño. El viento entraba en los agujeros de su jersey de punta y se puso a caminar más rápido, bajando la calle hacia el parque. Allí le estaba esperando. Se dieron dos besos y se giraron para que un turista japonés les hiciera una foto con el verde Retiro de fondo. Caminaron cogidos, el viejo se apoyaba en su nieta, le costaba andar. Y fue así como en ese domingo en un banco del parque de la capital española el abuelo de Veronica le contó a su única nieta su secreto olvidado. Le describió como habia sufrido la guerra, como se habia huído a Francia, y como se habia enamorado de una francesa que siempre vestía sombreros y nunca aprendió a decir ere. Fue la primera y última vez que el abuelo se confesó, y eso que vivieron en un país católico ya declarado laico y la joven de ninguna manera pretendía ser cura. Fue el abuelo quien quiso hablar. Le confesó a Veronica que la abuela francesa había querido que su sombrero azul siguiera en la familia, porque era un sombrero mágico. Cuando uno se lo ponía tendría poderes de otro mundo. Y fue así como Veronica se enteró de que todos estos años sin saberlo había tenido posibilidades muy especiales a su alcance...Todas las cosas que podría haber visto, que podría haber hecho... Había tenido la magia tan cerca y por ignorancia lo habia perdido. No se atrevió a decirle al viejo que el sombrero ya no se encontraba. Se despidieron, ya para siempre, y la joven volvia a casa pensando que por un simple despiste, la magia se habia perdido.

Cuento de Mia Larsson
-----------------------------------------------------
Tenemos cara de mala leche,
pero no somos así



Te he traído leche,
vi que habías dejado la tuya fuera
y con el calor que hace se habrá podrido
No hay nada peor que el olor a leche pasada
o los trocitos de grasa que flotan en la taza del café
que tendrás que volver a hacer
Por eso, y porque te quiero, te he traído leche
¿Te pongo un poquito
y hablamos?

Cuento de Mia Larsson

-----------------------------------------------
A diez centímetros del suelo ya se puede decir que estás volando


Me acomodo en la silla y te robo un título. La silla es el balancín de mi abuela y balanceo y es el único lugar de la casa donde encuentro equilibrio. Estoy haciendo calcetines de punto, lo aprendí de mi abuela y ya voy por el décimo octavo par este otoño. Los regalo a mis primos, a amigos, a todo aquel que tenga frío en los pies. Y los hago de diferentes colores. Mientras, miro por la ventana y veo como los copos de nieve poco a poco van disfrazando el jardín. Poco a poco le van dando una capa mojada y fría a todos los recuerdos del verano, que se van congelando debajo de la manta blanca. Muy pronto se hace de noche y se encienden las farolas de la carretera y sigue nevando y todo se envuelve en una luz de cuento. Me levanto para hacerme un té y busco el bote de los caramelos. Se llaman Marianne, son de menta con chocolate por dentro, se derriten en la boca y traen recuerdos de la infancia.
A veces me duermo en la silla, acunándome hasta que la mirada desaparece por la ventana y me voy unos instantes al mundo de los sueños. Primero todo es blanco, como el paisaje de la nieve, luego viene más y más luz y a veces vuelo. No sé si tengo alas, pero no peso nada y soy blanca como el aire que me rodea y no hay preocupaciones ni calcetines de punto. Y aunque me despierte es como si el balancín siguiera en el sueño, no aterriza y en la radio después del último tema de violoncelo se escucha que sólo a unos diez centímetros del suelo ya se puede decir que estamos volando.

Cuento de Mia Larsson

-----------------------------------------------
Un perro verde


Había una vez un perro verde.
Se le veía desde la cocina de donde no me podía mover.
Yo era un grifo que administraba agua en casa de una familia de ricos.
Ellos no tomaban agua del grifo, tomaban Font des Teix o Vichy Catalán
y yo solo daba agua para lavar los platos y para dar a beber al perro.
Cuando el perro verde dormía se le movían los ojos porque estaba soñando.
Soñaba que le dejaban libre en un prado y que podía ir a cazar
como en los cuadros de Goya,
y que había un amo que le amaba y que apreciaba su compañía.
Yo siempre deseaba que llegara el sábado porque era el día de la limpieza,
venía la quely desde Felanitx y llenaba la cocina de canto y olor a lejía
Y antes de irse miraba la cocina como un pintor mira su recién terminada obra y daba el último toque dejándome a mí siempre brillando
Notaba yo que cambiaba la mirada del perro los sábados por la tarde,
se había dejado un olor a flor en la cocina y los dos estábamos muy soñadores...

Cuento de Mia Larsson
-----------------------------------------------
La cabeza abierta de un pollo


Y entre todos los pollos que estábamos en la plaza
había uno al que se le había abierto la cabeza
y todos podíamos ver lo que tenía dentro
aunque hay que decir que todas las cosas que se ven no siempre se entienden...
y nadie hacía nada
nadie movió una pata para acercarse e investigar aquello que normalmente no se ve
o para buscar los trozos que se podrían haber perdido, e intentar reparar o curar
lo que posiblemente estaba haciendo daño
Él nos miraba con cara de indiferencia
o no nos miraba
Entonces alguien, un americano, un pollo de Kentucky
cogió su pistola
Todo pasó tan rápido que nadie se dio cuenta
Pero de repente el pollo con la cabeza abierta era un pollo muerto
y el pollo de Kentucky explicó que era mejor que no sufriera
Eso y muchas otras cosas se lo habían explicado en el ejército
Decía que había cosas que mejor no viéramos, que no las entendiéramos
y que si alguien se oponía tenía todavía la pistola cargada
Y mirándonos sin vernos nos decía
que matar a alguien era mucho más fácil de lo que nos pudiéramos imaginar.

Cuento de Mia Larsson
-----------------------------------------------
Un pollo cualquiera

Cualquiera diría que soy un pollo cualquiera. Intento hacer cola en la parada del bus, miro la tele, libro los fines de semana y me llevo a la familia y al perro en mi coche a la playa. Intento hacer cola en el registro civil, y en mi casa maldigo el sistema, la administración pública y el Madrid. Intento hacer cola en el puesto de las verduras, pero están cerrando y todos gritan y me cuelo igual que los demás; ahora será mi turno. He salido a las siete y media del trabajo, hago jornada intensiva y así entro antes, como menos, y salgo igual de tarde pero apurado para ir corriendo al mercado, porque en nuestra familia nos ayudamos con las tareas de casa. Mi mujer limpia, friega los platos, lava la ropa, cocina y prepara las listas de la compra. Y yo voy al mercado. Ay como me grita la señora, ¿cuál quiero? Tomate verde de canarias, tomate de rama de canarias, tomate cherry de canarias, tomate de ensalada de canarias, o simplemente tomate rojo blando casi pasado para hacer pà amb tomàquet, aunque el tomate también sea de canarias. En un momento me coge una indecisión bastante importante: mi mujer no me ha especificado en la lista qué tipo de tomate quiere. Un kilo, ¡¿pero de cuál?! ¿Será imbécil ella? ¿Sabéis qué? Hoy salgo de la Boquería sin tomate, tiro la coliflor al suelo, me saco la corbata y me voy. Iré a la estación de Francia y cogeré el primer tren que pase. Iré a ese París del que leí de joven, el que no se acaba nunca. A la aventura.

Cuento de Mia Larsson
-----------------------------------------------
<--haz "clic" en los laterales vacíos para volver atrás, y sobre las imágenes para ampliarlas-->